martes, 5 de junio de 2007

DISCURSO DEL PRESIDENTE VAZQUEZ "NUNCA MAS"

DISCURSO DEL PRESIDENTE VÁZQUEZ EXPLICITÁNDO EL SIGNIFICADO DEL “DÍA DEL NUNCA MÁS” PALABRAS DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA EN EL ACTO DE EXPLICITACIÓN DEL PRÓXIMO "DÍA DEL NUNCA MÁS" PRESIDENTE VÁZQUEZ: Muy buenos días para todos quienes están aquí presentes.Agradezco enormemente vuestra concurrencia y vuestra aceptación a la invitaciónque hiciéramos para esta mañana, así como para todas las uruguayas y uruguayosque nos están siguiendo por los distintos medios de comunicación aquí presentes. El motivo de esta reunión es para informar a todos ustedes y a la ciudadanía engeneral sobre el pensamiento y la posición del Presidente de la República acercade tres temas que hoy ocupan en más o en menos la atención de la mayoría de losuruguayos. En primer lugar me referiré a lo que planteáramos sobre derechoshumanos, el "Nunca más" y el próximo 19 de junio. Debe quedar claro, porque acá hubo algún punto de confusión, que el 19 de junioes y seguirá siendo el día en el que conmemoramos exclusivamente el aniversariodel nacimiento del Jefe de los Orientales. Esa fecha, el 19 de Junio, además,fue sugerida en un Consejo de Ministros por uno de sus integrantes para iniciar,para que fuera el mojón de inicio en el camino que propuse, como Presidente dela República, para avanzar en la reconciliación, en el reencuentro entre todoslos uruguayos. Es un camino, sin duda, no exento de dificultades, sensaciones encontradas y porcierto muy trabajoso en su construcción -esto lo sabemos todos- y en ese día,entonces, asumir ante el prócer de nuestra patria, pero sobre todo ante lasactuales y futuras generaciones de compatriotas que lo que sucedió en aquellososcuros y muy tristes tiempos, tiempos aciagos de la dictadura y de las décadasdel ’60, ’70 y primera mitad del ’80, no ocurran nunca más en este país. Ese "nunca más" no viene de copias, de modelos ajenos. Viene, por ejemplo, de laconsigna de familiares de ciudadanos de desaparecidos que viéramos en más de unamarcha del 20 de mayo y que demandaba verdad, justicia y "nunca más". Viene delo que tantos de nosotros y en múltiples oportunidades, cantáramos entonando el"uruguayos, nunca más, por los chiquitos que faltan, por los chiquitos quevienen, uruguayos nunca más". De ahí viene el "nunca más". Es una larga y triste historia, pero esa historia no empezó el 1º de marzo de2005 y ante la imposibilidad material de reseñarla en su totalidad aquí,recordemos que ese día -1º de marzo de 2005- al asumir la Presidencia de laRepública, ante la Asamblea General, expresamos (y lo leo textual): "Reafirmo micompromiso de promover una política activa en materia de derechos humanos.Reconozcámoslo: a 20 años de recuperada la institucionalidad democrática enmateria de derechos humanos, aún subsisten zonas oscuras. Reconozcamos tambiénque por el bien de todos es necesario y posible aclararlas en el marco de lalegislación vigente para que la paz se instale definitivamente en el corazón delos uruguayos y la memoria colectiva incorpore el drama de ayer con sushistorias de entrega, sacrificio y tragedia, como un indeleble aprendizaje parael mañana. Y con la verdad -dijimos en aquel momento- buscaremos que nuestras sociedadrecupere la paz, la justicia y, sobre todo, que el horror de otras épocas nuncamás vuelva a pasar. Nunca más". (Esto es), textual, lo que dijimos ante laAsamblea General el 1 de Marzo del 2005. Y pocas horas después, en la escalinata del Palacio Legislativo, ante cientos demiles de uruguayos, dijimos: dentro de pocas horas dispondremos los estudioscorrespondientes para saber si hubo enterramientos de ciudadanos detenidosdesaparecidos durante la dictadura militar. Queremos saber qué pasó con estosciudadanos, si están o no enterrados allí, si están recuperados, identificados ysus restos entregados a sus familiares. Y si no están, tendremos que saberporqué no está y qué pasó con ellos. Para nosotros -continuábamos diciendo- no entran dentro de la ley de caducidadde la pretensión punitiva del Estado ni en el caso de la nuera del poeta JuanGelman ni las muertes de Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz. Pero asimismo-así lo dijimos- porque madres son todas las madres, padres son todos lospadres, hermanos son todos los hermanos y uruguayos somos todos los uruguayos,en aquel momento, en esa noche y ante cientos de miles de personas dijimos: elgobierno promoverá rápidamente, sin distinción de clase alguna, la reparación detodas las víctimas de los hechos acaecidos en aquellos terribles años que tantohirieron y dividieron a la sociedad uruguaya. Y cuando dijimos esto huboaplausos. Y hasta el día de hoy, hasta hace muy pocos días atrás, nunca nadienos vino a reprochar que dijéramos esas palabras. Continuamos diciendo: "Es imperioso saldar cuando antes y de la mejor maneraesta rémora del pasado y claro que lo podemos hacer. Entre todos lo podemoshacer porque el Uruguay somos todos, porque todos queremos vivir en paz y conjusticia, porque tenemos que encarar el futuro que las uruguayas y los uruguayosreclaman y merecen". Esto lo dijimos textual, apoyados en lo que está escrito en nuestro programa degobierno publicado y en conocido en su pagina 36 y que establece (y lo voy aleer textual): "Del gobierno progresista: nuestro gobierno resultará de ladecisión soberana de la ciudadanía expresada en el respaldo de nuestra propuestaelectoral lo que supone una legitimidad democrática que siempre hemosrevindicado y que valoramos profundamente. Dicha legitimidad democrática implicaque el gobierno tiene un fuerte respaldo y un mandato expreso de la ciudadaníade gobernar, esto es, decidir y arbitrar intereses diversos y de hacerlo deacuerdo a un programa explicitado clara y oportunamente ante los electores. Dicho mandato supone la intención de hacer prevalecer él interés general porsobre los intereses particulares, de grupos o de personas. Nuestro compromisocon la ciudadanía toda es el de gobernar para todos los uruguayos en base a lasdefiniciones y prioridades de nuestro programa, para todos aquellos queacompañaron nuestra propuesta electoral y los que adhirieron a otras propuestas,los ciudadanos sin partido y la población en general. El principal compromiso contraído por un gobierno del Frente Amplio es de hacerun buen gobierno y, de acuerdo a su programa, hacerlo en beneficio de los máspostergados, las grandes mayorías. Lo sucedido, lo realizado durante los 26meses transcurridos desde entonces, es conocido, pues, entre otras causas, hasido sistemáticamente informado por el Poder Ejecutivo. Contrariamente a lo que algunos irresponsables han dicho, el gobierno no hatitubeado en el ejercicio de sus competencias ni ha mezquinado información ni hainventado o escondido hallazgos. Tampoco ha actuado empujado por el odio nimotivado por el revanchismo ni la venganza ni encandilado por medidas efectistasni buscando un puñado de votos. No somos víctimas del agnosticismo cívico ni dela rebeldía de mampostería. Hemos dado y seguiremos dando pasos que por ciertono apuntan ni a la historia oficial ni al punto final. Lo hemos dicho: no hay punto final. Mientras haya un hombre sobre la tierrahabrá historia. No hay fin de la historia. No existe la historia oficial. Paranosotros no hay fin de la historia; existe la historia a secas y ésta nunca esen blanco y negro. Además, como bien lo señalaba Marc Bloch, la historia no esun anticuario que se mira desde el pasado; la historia es una ciencia de loshombre que se hace desde el presente". Por otra parte, una fractura política y social de la magnitud que los uruguayosvivimos no se cierra en un acto y en un momento determinado. No es posibleextirpar el dolor que vive en la memoria por medio de un conjunto de medidas,por muchas y bien intencionadas que éstas sean. Las heridas no curan por decreto ni se decreta el reencuentro. Se trabaja duro yfuerte para lograrlo y se logra quizás espontáneamente. Por eso nuestros pasosde dirigen a: en primer lugar: responder al menos en parte al dolor a quienesfueron objeto de graves violaciones a los derechos humanos en el pasadoreciente, y en segundo lugar: entregar a las nuevas generaciones, a nuestroshijos y a nuestros nietos, una nación cuya conciencia moral se haya fortalecidoen términos de verdad, justicia y nunca más. Nuestra política en esta materia obedece a una estrategia y se fundamenta en lossiguientes pilares: la memoria, la memoria, porque el pasado nunca descansa enpaz, porque es necesario conocerlo, asumirlo y procesarlo. En su notable libro"Echar Raíces", la doctora francesa Simone Weil sostiene que sería vanoapartarse del pasado y no pensar más que en el futuro. Es una ilusión peligrosa,incluso, creer que hay en ello una posibilidad. La oposición entre pasado yfuturo es absurda. El futuro no nos aporta nada no nos da nada, no nos da nada. Somos nosotros quienes para construir el futuro hemos de dárselo todo, inclusonuestra propia vida. Ahora bien, para dar es necesario poseer y todo lo queposeemos lo heredamos del pasado. Por eso, de todas las necesidades del almahumana una de las más vitales es el pasado y este pasado con generosidad desdeel presente y en la memoria, debemos ofrecérselo al futuro. La memoria, perotambién la verdad, porque aunque a veces parece que la verdad profundiza lasdivisiones en lugar de cicatrizar las heridas, la verdad es el único camino parapoder superar las heridas y zonas oscuras que tiene cada sociedad, como están enestos libros que ustedes van a ver dentro de algunos minutos. La verdad a veces duele, pero siempre es revolucionaria, como decía nada menosque Antonio Gramsci. La verdad, entonces, para comprender el presente y parahacer realidad la posibilidad de un futuro mejor entre todos los uruguayos ynadie, absolutamente nadie, puede negar que hemos trabajado y lo seguiremoshaciendo para intentar llegar a la verdad toda, toda la verdad. Memoria yverdad, pero también justicia, la justicia como conjunto de reglas y normas quea partir de determinados valores de convivencia establecen un marco adecuadopara las relaciones entre personas e instituciones, pero también la justiciacomo poder del Estado y como sistema que trasciende al mismo. Y la justicia está actuando, como no lo había hecho hasta hace muy poco tiempo yustedes lo saben, no voy a hablar de lo que está haciendo la justicia, laciudadanía lo sabe. Y seguiremos contribuyendo con ella en busca de esa verdad,tanto como cuanto sea necesario, tanto como lo dice el programa de gobierno ensu página 51 (textual): "Igualmente, verdad y justicia se deben sumar paraconocer en el marco de la constitución y la ley lo sucedido con las personas quefueron asesinadas por agentes estatales durante la dictadura y el períodoautoritario que la precedió. Memoria, verdad, justicia, reparación". La reparación no como punto final, como algunos salieron a decir intentandointerpretar nuestras palabras y tergiversando lo que nosotros decíamos. Lareparación no como punto final, sino como conjunto de actos que expresan elreconocimiento y las responsabilidades que le caben al Estado ante el quebrantoy el sufrimiento que han vivido tantos uruguayos y la nación, porque el Uruguayes su gente y uruguayos somos todos, porque la nación es lo que nos une a todossin perjuicio de nuestra respectiva identidad, porque las naciones son memoria ytradición pero también son esperanza y proyecto, también son futuro y sobre todoson compromisos ciudadanos cotidianos, pero de largo aliento. Hay quienes, consciente o inconscientemente, se atan al pasado y por lo tantotambién, consciente o inconscientemente, renuncian al futuro. A nosotros elpasado no nos ata y el futuro no nos espanta. Por eso decimos "nunca más". Nuncamás enfrentamientos violentos entre uruguayos; nunca más descalificaciones oviolencia entre nosotros; nunca más contextos, motivos o excusas para esosenfrentamientos; nunca más desconfianza, nunca más intolerancia, nunca másdiscriminación, nunca más desigualdad de oportunidades, nunca más pobreza, nuncamás terrorismo de Estado; nunca más un país donde los derechos de todos seanprivilegios de unos pocos; nunca más un país donde en hacerse a un problema,donde la juventud sea sospechosa o donde envejecer sea una condena. Con esta frase cerramos nuestro discurso en la explanada del Palacio Legislativoel 1º de marzo de 2005. Nunca más un país sin un proyecto de sí mismo y sinconfianza en él, para concretar esa utopía. Este gobierno tiene como rasgos deidentidad los valores más permanentes de la humanidad: la paz, la libertad, lademocracia, la justicia, la solidaridad. Tiene también compromisos entre ellos yel compromiso con el progreso como concepto que trasciende el crecimientoeconómico y abarca la equidad, la justicia social y las necesidades vitales,materiales e inmateriales de todos los uruguayos, porque eso somos, el gobiernode todos los uruguayos, de quienes nos votaron y quienes por diversas razones nolo hicieron. Creemos que los derechos son instrumentos que promueven la dignidad humana. Nohay derechos humanos y derechos no humanos. Todos los derechos son humanos: elderecho a la vida, el derecho a la salud y al medio ambiente sano, el derecho ala educación, a la cultura y a la recreación, el derecho al trabajo y a laprotección social, el derecho a la libertad de credos, el derecho a la libertadde opinión, de reunión, de circulación, el derecho a ser uno mismo, el derecho ala esperanza. Este el futuro que queremos para todos los uruguayos. A veintidós años derecuperada la institucionalidad democrática y desde nuestra identidad de fuerzade gobierno progresista tenemos que promover una revolución en materia dederechos humanos. Tenemos que afirmar los históricos, pero tenemos que promovernuevos derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. ¿Acaso lapobreza y el desamparo en que aún viven muchos compatriotas, aún en nuestrogobierno, no es una violación a los derechos humanos? Y aunque esa violaciónafectara a una sola persona, igual sería inadmisible. Tenemos que avanzar en esamateria, no solamente porque todos los derechos son humanos, sino además porquelos derechos por decirlo breve y enfáticamente, la ética de la democracia. Aunque el concepto ha recorrido implícitamente mis expresiones, no está de másexplicitarlo claramente: gobernar no es solamente responder al presente. Tambiénes construir el futuro y es responsabilidad del Presidente de la Repúblicaconstruir ese futuro con todos los uruguayos, sin exclusiones, fomentando elreencuentro entre todos los uruguayos, no fomentando su separación, su división,ni ningún tipo de enfrentamiento. Gobernar también es construir el futuro. Elfuturo no se espera, ni se decreta, se construye pertinaz, progresiva ycolectivamente, sin mesianismo ni exclusiones, teniendo en cuenta los interesesde cada sector de la sociedad pero en sintonía con la nación como necesidad yposibilidad de futuro compartido. No se decretó que trabajaran juntos en las inundaciones civiles y militares, nique los militares apoyaran fuertemente el Plan de Emergencia, como lo hicieron,o el plan de Salud bucal para los niños escolares de todo el territorionacional. Ahí está el camino, no en un decreto. Ese camino lo tienen que encontrar todoslos uruguayos juntos, no esperarlo de un decreto. En el oficio dirigido a laJunta del Paraguay el 7 de diciembre de 1811, Artigas da cuenta de la miseria yadversidades del pueblo oriental durante el Éxodo. La redacción del documento estan dura como la situación que el propio documento describe, pero en un pasajede la misma Artigas expresa que -y lo voy a leer textual- "llenos todos de estamemoria oyen sólo la voz de su libertad y unidos en masa, marchan" hoy lascircunstancias son otras Hoy las circunstancias son otras, pero por encima de las diferencias, lasustancia de la cita de don José Artigas sigue vigente como sigue vigente sufrase "Con libertad no ofendo ni temo", que tiene dos constituyentes: ni ofendoni temo como actitud, como conducta, como planteo; ni ofensa ni temor, pero conuna condición: con libertad. Con libertad no ofendo ni temo, seguramente,relacionadas con el "nunca más" mientras haya libertad. Este es el sentido que le queremos dar al próximo 19 de junio. Ustedes sabenbien que las condiciones, hoy, no son las adecuadas como para realizar grandesconmemoraciones ni para realizar grandes desfiles. La realidad es la realidad.Declaraciones, comentarios, dichos de los últimos tiempos implican que todavíahay una rispideces y desencuentros en el seno de la sociedad uruguaya. Y seríairresponsable, y este Presidente quiere ser responsable, podrá equivocarse, peroquiere actuar con seriedad, con responsabilidad, con honestidad, contransparencia, sería irresponsable que llamara a un gran acto conmemorativo elpróximo 19 de junio para seguir ahondando el camino del Nunca más y elreencuentro entre los uruguayos. Por eso el 19 de junio no va a haber ningún tipo de desfile. El 19 de junio, alas 11 de la mañana el Presidente de la República, va a concurrir con unaguardia reducida de los Blandengues de Artigas a colocar una ofrenda floral alpie del monumento al prócer y a comprometerse con él, pero sobre todo con todoslos uruguayos, a seguir trabajando incansablemente por el camino del reencuentroentre los uruguayos, y espontáneamente, quien quiera acompañarnos, acompañe, yquien no quiera hacerlo, tiene toda su libertad para no hacerlo. Este era el primer punto que quería comunicar a todos ustedes. El segundo punto,y agradezco enormemente la presencia de quienes realizaron un trabajoespectacular, profundo, con rigurosidad científica, serio, el profesor JoséPedro Barrán, al profesor Gerardo Caetano, al profesor Álvaro Rico, en estoscinco tomos de una misma obra que contribuyen enormemente a ese camino debúsqueda de la verdad. Ustedes acá van a encontrar infinidad de documentos científicamente estudiados,analizados, sistematizados. Son documentos que provienen de la Comisión para laPaz, los documentos que presentaron los comandantes de las Fuerzas Armadasuruguayas en agost6o de 2005, los documentos de la Universidad de la República yde los antropólogos que trabajaron en la búsqueda de restos, investigacionesparlamentarias, archivos. Es un trabajo monumental, gigantesco, que yo meapresuro a agradecer en nombre de todo el pueblo uruguayo y felicitar a losautores y sus colaboradores, que fueron muchos -profesores queridos, que estánaquí presentes- por este aporte invalorable a la sociedad uruguaya. Cinco tomosde un trabajo realmente serio y profundo. Yo les aconsejo su lectura. Iba a leerlas conclusiones finales, pero no quiero extenderme demasiado, porque en ellasestán realmente resumidas las propuestas serias que estos señores investigadoresy científicos uruguayos han hecho. Porque en ellas están realmente resumidas las propuestas serias que estosseñores investigadores científicos uruguayos han hecho. Tenemos 10 de estasobras completas hoy, que vamos a entregar, una quedará en Presidencia de laRepública, otra irá al Poder Judicial, a la Suprema Corte de Justicia, otra iráal Poder Legislativo, se la entregaremos al Sr. Presidente de la AsambleaGeneral, otra irá a la Biblioteca Nacional, 4 van a ir una para cada partidopolítico con representación parlamentaria, ya van 8, una para la Universidad dela República y otra para Familiares de Detenidos Desaparecidos. Además está editada también en cd que vamos a entregar uno a cada uno de loslegisladores de todos los partidos políticos, vamos a entregar también una obracompleta a los señores ministros y en unos 15, 20 días, la IMPO va a tenerprontas 1000 obras completas para que quienes quieran tenerla se refieran a laIMPO y puedan adquirirla en este instituto, en esta Institución. Realmente esuna obra seria, espectacular y pone en el tapete, incluso testimonios y lugarespresuntos por testimonios dados de eventuales enterramientos que reitero, cuandose compruebe la seriedad de las denuncias vamos a seguir buscando comocorresponde y seguiremos trabajando también fuera del país porque acá hayinvestigaciones de desaparecidos fuera del país como nos hemos comprometido eneste tema, esto es lo segundo que quería comunicarle a todos ustedes. Lo tercero es un tema que quizás no interese a todos los uruguayos, sí a unabuena parte de los uruguayos. Es un tema que se viene manejando desde hace muchotiempo, no desde ahora, pero últimamente se está manejando con muchainsistencia, es un tema que se manejó incluso antes que asumiera la Presidenciade la República, en el período de transición, cuando estábamos preparando elgobierno en el Hotel Presidente, me refiero al tema de la reelección, en aquelmomento en el período de transición, dos prestigiosos periodistas, reconocidosperiodistas uruguayos, me hicieron una entrevista y me preguntaron que pensabasobre la reelección presidencial y ni siquiera había asumido la Presidencia dela República, y di una respuesta, claro que si los periodistas me lo preguntaronfue porque el tema en el ambiente estaba, y es curioso, el tema siguió en eltapete y es curioso, quienes más critican este gobierno, quienes más salen adecir que el gobierno es espantoso, es malo, son los qu e se muestran más preocupados y nerviosos por una eventual reelección. Y es curioso los argumentos que utilizan, yo voy a dar alguno, por ejemplo, sedice, es bueno que haya rotación en el ejercicio del gobierno, por eso no tieneque haber reelección, tácitamente están reconociendo que si hay reelección nohay rotación en el ejercicio de gobierno, es decir están reconociendo que si hayreelección, va a ganar la reelección. Otros utilizan argumentos jurídicos ylegales y artículos de la Constitución en sus escritos, y citan todas lasreformas constitucionales y el espíritu de aquellos constitucionalistas quehicieron, claro, plantearon la reforma como no reeleccionista y dicen que esimposible el camino de la reelección pero se preocupan por la reelección, si esimposible, para qué se preocupan, otros incluso llegan a decir que es mejor quehaya reelección así ganan, pero están nerviosos por la reelección, muypreocupados, hacen seminarios, foros, le piden a eminentes periodistasextranjeros que escriban contra la reelección, traen cientistas pol íticos para hablar contra la reelección, están muy preocupados con la reelección y yocreo entenderlos. El primero de marzo de 2005, ante la Magna Asamblea General del PoderLegislativo entre otras cosas dije una frase que más ó menos tenía estecontenido: esta es la primera y seguramente la última vez que me presento antetodos ustedes, pero siguen nerviosos, y claro y están nerviosos porque cambia,en el mundo todo cambia, todo cambia, hay que reconocer, la verdad todo cambia.El mundo del Siglo XXI no es lo mismo que el mundo del Siglo XX, ni del SigloXV, ni del Siglo V, cambia, cambió, la vida cambia, la vida es un devenir decambios, por la evolución se producen cambios y adaptación a las nuevascondiciones medioambientales. Cuando la vida cambia por mutación se hace másbruscamente el cambio y se produce una adaptación a las nuevas condiciones devida. Todo cambia y entonces no es de extrañar que en política también todo cambie,está bien, es normal, es bueno además que se cambie, porque hay que adaptarse alas realidades del momento y es por eso que yo entiendo que están nerviosos ypreocupados por el tema de la reelección. Hoy 26 meses y 3 días después deaquella aseveración que hiciera ante la Asamblea General debo decir a toda laciudadanía uruguaya que si tuviera el altísimo honor de que se me propusierapara ir a una eventual reelección, no lo aceptaría, no voy a aceptar ir a unareelección. Cierro los ojos y me parece ver algunos rostros exhalando unprofundo suspiro de alivio. Señoras y señores, señoras y señores, esto es lo quequería informar a todos ustedes, agradezco que hayan concurrido, que estén aquípresentes, que nos hayan escuchado y será hasta la próxima oportunidad.

1 comentario:

parapiti pora dijo...

PARAGUAY, LA PESADILLA CONTINUA. Por Luis Agüero Wagner
(http://itaiputecidos.zoomblog.com)
En un país donde una corriente política puede organizar por más de medio siglo sangrientas persecuciones en contra de la izquierda y después terminar autoproclamándose "socialista", está claro como el agua destilada que el doble discurso puede ser llevado a niveles de lo más insólitos. Y si mentimos, que lo diga Nicanor Duarte Frutos, quien se presentó ante la mandataria chilena Michelle Bachelet como un "perseguido por la dictadura" siendo hijo de un policía al servicio de Stroessner. Es decir, estamos ante la innegable existencia de luchadores y "luchadores".
Tales inmoralidades no son, la verdad sea dicha, patrimonio exclusivo del partido oficialista, sino que es un vicio ampliamente extendido entre opositores e incluso entre los inmaculados referentes morales de la "lucha" contra Stroessner. Esto es fácilmente verificable haciendo un seguimiento a nuestra presupuestada Comisión de "Verdad y Justicia", cuya verdad se parece bastante a la que describe cierta prensa paraguaya, y su justicia demasiado a la que se imparte desde su sede de Sajonia. Tanto la difusión de documentos comprometedores como la selección de los querellados, queda librado al arbitrio de los expertos autorizados, que se cuidan muy bien de mencionar antecedentes de algunos miembros del círculo áulico de "grandes luchadores", adjudicatarios de zoquetes, prebendas e incluso tierras malhabidas. Basta contabilizar todas las omisiones de la nota emitida el 7 de Noviembre de 2005, donde solo se mencionan 60 selectos casos de la represión dictatorial, omitiendo 7.940 reveladoras fichas de detenidos obrantes en los "Archivos del Terror".

Es bien sabido que para los investigadores autorizados y la patria periodística no cuentan la opinión del mismo Partido Comunista Paraguayo ni de la MCNOC si el acusado de informante al servicio de la represión es Víctor Báez Mosqueira, cuyos invalorables servicios a la patronal de la prensa permanecen en el más oscuro misterio.

Y ya que nos referimos a héroes populares, otro de los grandes "luchadores" contra Stroessner, el Sr. Nils Candia Gini, no parece haberse conformado con haber degradado al febrerismo hasta niveles inauditos con su escandalosa, inmoral y errática conducta. Por mencionar al azar una de sus últimas hazañas, el 8 de marzo se apersonó en el despacho del tenebroso represor de la dictadura "Mochito" Morales para expresarle "la confianza" del febrerismo. Mensaje que, obviamente, tiene mucho más que ver con los 140 millones de subsidio electoral al PRF que pretende cobrar en forma irregular que con la catadura moral del siniestro presidente de la deplorable Justicia Electoral.

No constituye desde luego esta conducta una sorpresa, viniendo de un integrante del grupo que hasta fue capaz de vender la primera candidatura a diputado de su partido al gran "luchador" de Clínicas Silvio Ferreira, por la módica suma de 200 millones de guaraníes.

La activista por los Derechos Humanos Gloria Estragó fue detenida el 10 de Diciembre de 1975 cuando militaba en el Partido Comunista. Permaneció detenida en total 13 meses, la mayor parte de este tiempo en el campo de concentración de Emboscada, donde sufrió apremios físicos y sicológicos.

Años más tarde Gloria testimonió que uno de los grandes "luchadores", Diego Abente Brun, había sido el delator responsable de su detención y torturas, así como de un sinnúmero de compañeros de militancia, algunos de los cuales acabaron muertos, detenidos, torturados o perdieron sus familias, trabajos y bienes. Lo peor fue que Diego Abente no se limitó a la delación, también se convirtió en activo colaborador durante las macabras sesiones de tortura en el Departamento de Investigaciones.

Lo más frustrante fue que al cabo de algunos años, al regresar de Estados Unidos, el delator y ayudante de tortura fue premiado con los máximos honores, ya que fue Senador de la Nación y luego influyente miembro del poder Ejecutivo. Los adulones de la patria periodística prestaron su silencio cómplice al poder de turno, negándose a ceder a Gloria el más mínimo espacio para sus testimonios, con el beneplácito de los consagrados "grandes luchadores", únicos autorizados a proveer las credenciales correspondientes.

Era lo que cabría esperar de farsantes que lo único que hicieron durante la transición fue lucrar con las dádivas del mayor narcotraficante de la historia del país, de un testaferro del hijo del dictador y del vástago de uno de sus principales ministros, en ese orden.